Información

Entre el cólera y la poliomielitis, enfermedad que no se puede controlar matando a los vectores

Entre el cólera y la poliomielitis, enfermedad que no se puede controlar matando a los vectores


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Dado que el cólera afecta solo a los humanos, y tampoco tiene un insecto vector o un huésped reservorio animal. Y la poliomielitis es una enfermedad del sistema nervioso central, que se transmite de persona a persona a través de materia fecal infectada que ingresa a la boca. Entonces, ¿cuál de ellos se puede controlar eliminando el vector? No estoy completamente seguro de si el cólera no tiene un vector, pero si no lo tiene, me gustaría saber si la polio puede controlarse mediante matando al vector.


Ambas enfermedades no tienen vectores, el cólera es una enfermedad transmitida por los alimentos o el agua y la poliomielitis se transmite a través del contacto fecal-oral u oral-oral con una persona infectada. Ambos solo infectan a los humanos.

Por tanto, ambos no pueden controlarse matando a ningún vector.

La mejor manera de prevenir el cólera es evitar los alimentos y el agua potencialmente contaminados y seguir las prácticas sanitarias adecuadas.

La mejor forma de prevenir la poliomielitis es mediante la inmunización mediante vacunas.

Para más información:

Cólera

Poliomielitis


Estante para libros

Estantería NCBI. Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina, Institutos Nacionales de Salud.

Jamison DT, Gelband H, Horton S, et al., Editores. Prioridades de control de enfermedades: mejorar la salud y reducir la pobreza. 3ª edición. Washington (DC): Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento / Banco Mundial 27 de noviembre de 2017. doi: 10.1596 / 978-1-4648-0527-1_ch17


¿Qué es la poliomielitis? Síntomas y vacuna

Los enterovirus son un grupo de virus que incluye los poliovirus (virus que causan la poliomielitis) junto con otros tipos de virus llamados coxsackievirus y echovirus. Los rinovirus (virus que causan el resfriado común) son los virus más comunes que infectan a los humanos. Los segundos virus más comunes que infectan a los seres humanos son los enterovirus no polio (todos los miembros de este grupo de virus excluyendo los virus que causan polio).

¿Qué es la polio?

La poliomielitis es una enfermedad infecciosa causada por virus que pueden provocar una amplia gama de síntomas en los pacientes. Otros términos para la poliomielitis incluyen poliomielitis y parálisis infantil. Los síntomas pueden variar desde una infección similar a la gripe no paralítica hasta una parálisis total que puede ocurrir en unas pocas horas.

Cuál es el historia de la poliomielitis?

La historia de la poliomielitis se remonta a unos 6.000 años. Se han encontrado momias egipcias con extremidades marchitas y malformadas que probablemente se debieron a una infección de polio. En 1789 se registró la primera descripción de la poliomielitis y en 1834 se produjo la primera epidemia documentada en la isla de Santa Elena. En 1855, el Dr. Guillaume Benjamin Amand Duchenne mostró que la poliomielitis afectaba a las células del asta anterior (células nerviosas) de la médula espinal. Landsteiner y Popper descubrieron el virus en 1908. El pulmón de hierro se desarrolló a finales de la década de 1920 para ayudar a respirar a algunos supervivientes de polio con polio. Una de las personas más famosas que tuvo polio fue el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt (1882-1945). El virus de la polio se cultivó por primera vez en cultivo de tejidos (1949) y, en 1951, se aislaron e identificaron los tres tipos de poliovirus. A mediados de la década de 1950 (1954), se administró por inyección el primer ensayo a gran escala de la vacuna desarrollada por el Dr. Jonas Salk (vacuna de virus muerto), y en 1958, la vacuna del Dr. Albert Sabin (vacuna viva atenuada) virus) se administró como vacuna oral. En 2000, EE. UU. Cambió al uso de la vacuna antipoliomielítica inactivada por inyección. Otros países aún pueden usar la vacuna oral contra el poliovirus. Debido a que los virus de la poliomielitis sobreviven solo en humanos y se transmiten solo por contacto humano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está tratando de erradicar la poliomielitis en todo el mundo. Este intento ha sido relativamente exitoso con una disminución del 99% en las infecciones de polio en todo el mundo. En 2014, la OMS anunció que el sudeste asiático estaba libre de poliomielitis. Sin embargo, algunos países de África y Oriente Medio todavía tienen nuevas infecciones causadas por la poliomielitis debido a áreas a las que no pueden llegar los trabajadores de las vacunas. Desafortunadamente, cuando hay guerra en estas regiones, la poliomielitis regresa porque los esfuerzos de vacunación se interrumpen. La OMS todavía cree que la erradicación de la poliomielitis, como la viruela, puede ocurrir en un futuro próximo.

DIAPOSITIVAS

¿Cuáles son los signos y síntomas de la poliomielitis?

Afortunadamente, la gran mayoría de los pacientes infectados con poliovirus mostraron pocos o ningún síntoma y, de hecho, no saben que en realidad tenían una infección por poliovirus. Los pacientes que muestran síntomas pueden clasificarse en uno de los dos grupos de polio no paralítico (menor) y polio paralítico (mayor).

Síntomas de polio no paralíticos:

  • Las infecciones de polio no paralíticas desarrollan síntomas similares a los de la gripe que consisten en fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, malestar y rigidez muscular (cuello, espalda).
  • Algunas personas pueden presentar una erupción cutánea similar a la del sarampión. Estos síntomas duran entre 10 y 20 días y se resuelven por completo, por lo que se denomina poliomielitis no paralítica.

Síntomas de poliomielitis paralítica:

  • Aunque los síntomas de la poliomielitis paralítica imitan los síntomas de la poliomielitis no paralítica durante aproximadamente una semana, comienzan a desarrollarse síntomas crecientes de dolores y espasmos musculares intensos, pérdida de reflejos y parálisis flácida (las extremidades se vuelven flácidas).
  • En algunas personas, la parálisis puede ocurrir muy rápidamente (unas pocas horas después de que ocurra la infección).
  • A veces, la parálisis se produce solo en un lado del cuerpo. La musculatura involucrada con la respiración puede volverse inhibida o no funcional, y estos pacientes necesitan ayuda para respirar.

El síndrome pospoliomielítico describe los síntomas que se desarrollan en pacientes entre 30 y 40 años después de una enfermedad aguda de la poliomielitis. Se desconoce la causa. Los síntomas del síndrome pospoliomielítico incluyen

También puede ocurrir debilidad muscular lentamente progresiva (cualquier músculo, incluidos los músculos de los ojos y, en ocasiones, denominada poliomielitis bulbar), fatiga generalizada e intolerancia al frío.


¿Qué hace que una enfermedad sea erradicable?

Louis Pasteur dijo una vez que & # x201Cestá al alcance del hombre erradicar la infección de la tierra& # x201D. 8 Ese poder ha erradicado hasta ahora dos enfermedades infecciosas: la viruela y la peste bovina. También nos estamos acercando a la erradicación de la poliomielitis y la enfermedad del gusano de Guinea. Pero podemos erradicar todos infección del mundo?

Para que la erradicación de una enfermedad sea factible y una opción que valga la pena considerar, debe cumplir con ciertos criterios. A continuación destacamos algunos de estos criterios. En particular, estos criterios no están escritos en piedra. La erradicación de enfermedades es un proceso continuo, a medida que aprendemos más sobre las enfermedades y encontramos nuevas formas de tratarlas, podemos encontrar que algunos de estos criterios se vuelven obsoletos o que una enfermedad que alguna vez se consideró que no cumplía con ninguno de estos requisitos, comience a marcar todos los requisitos. cajas.

Requisitos clave para la erradicación de enfermedades

Hay varios aspectos obligatorios de una enfermedad que deben cumplirse para que una enfermedad se considere erradicable:

  • Necesita ser y un infeccioso enfermedad
  • Necesitamos encontrar formas de prevenir o tratar la infección.

Para que una enfermedad sea erradicable, debe ser una enfermedad que pueda & # x201C atrapar & # x201D de otros humanos o animales, es decir, tiene que ser infecciosa. Las enfermedades no infecciosas, como las cardiopatías o el cáncer, no se pueden erradicar. 9

Sin un tratamiento eficaz contra una enfermedad no hay posibilidad de erradicarla. El tratamiento puede ser preventivo, como la vacunación, o curativo, como los medicamentos que pueden eliminar por completo el patógeno que causa la enfermedad de su huésped. & # XA0

Aspectos de la enfermedad que hacen más probable la erradicación

Además de los requisitos clave, hay muchos otros aspectos de la enfermedad que deben tenerse en cuenta en los esfuerzos por erradicarla:

  • ¿Cuántos patógenos provocan la enfermedad?
  • ¿El patógeno causante de la enfermedad tiene uno o más huéspedes?
  • ¿Existen síntomas identificables de la enfermedad?
  • ¿Se ha demostrado que es posible la eliminación regional de enfermedades? & # XA0
  • ¿Es alta la carga de enfermedad percibida y hay apoyo financiero y político disponible?

¿Cuántos patógenos provocan la enfermedad?

Cuantos más patógenos provoquen la enfermedad, más difícil será erradicarla. Si una enfermedad es causada por un número limitado y patógenos estrechamente relacionados, a menudo se pueden utilizar las mismas herramientas y enfoques en los esfuerzos de erradicación. Por ejemplo, la viruela fue causada por dos tipos de virus variólico y se utilizó la misma vacuna para prevenirla. Compare esto con una enfermedad como la neumonía, que es causada por múltiples patógenos & # x2013 desde bacterias a virus & # x2013, cada uno de los cuales requiere un tratamiento diferente & # xA0.

¿El patógeno causante de la enfermedad tiene uno o más huéspedes?

Las enfermedades con múltiples hospedadores son difíciles de erradicar porque a menudo significa que la enfermedad tendrá que ser erradicada en todos ellos. 10 Los patógenos, que causan enfermedades como la poliomielitis, el sarampión, las paperas, la rubéola, la difteria y la tos ferina, tienen todos un solo huésped & # x2014 los seres humanos. Pero los patógenos de un solo huésped son generalmente una excepción más que una regla. Por ejemplo, el objetivo de erradicación de 2020 para la enfermedad del gusano de Guinea tuvo que posponerse, porque nos enteramos de las altas tasas de transmisión del gusano de Guinea entre poblaciones de perros, que pueden ser una fuente de nuevas infecciones humanas. 11

¿Existen síntomas identificables de la enfermedad?

Algunas enfermedades no son fáciles de detectar en primer lugar. 1.700 millones de personas viven en la actualidad con una infección tuberculosa latente. 12 Debido a que la TB latente no presenta síntomas, no es posible identificar a cada individuo que tiene una infección de TB latente, a menos que hagamos pruebas a todas las personas del mundo. & # XA0

Para otras enfermedades, incluso cuando los síntomas pueden ser visibles o detectables, el estigma que rodea a la enfermedad puede limitar nuestra capacidad para tratarla. La hepatitis C es una enfermedad que se ajusta a la mayoría de los criterios de erradicación, sin embargo, debido a que la enfermedad tiene una alta prevalencia entre los consumidores de drogas, existe un estigma asociado a ser identificado como un individuo infectado, lo que dificulta la identificación de todos los casos. & # XA0 & # xA0

¿Se ha demostrado que es posible la eliminación regional de enfermedades?

La erradicación de enfermedades generalmente se logra paso a paso. Una erradicación de prueba de concepto en una región es un indicador positivo de que es posible la erradicación a mayor escala. Una vez que se ha logrado la eliminación de la enfermedad a menor escala, se puede reunir un mayor apoyo para la viabilidad de la eliminación en otros lugares. & # XA0

¿Es alta la carga de enfermedad percibida y hay apoyo financiero y político disponible?

La carga percibida de una enfermedad, el costo estimado de erradicación y la estabilidad política de los países afectados son otros factores que determinan la erradicación de enfermedades. La poliomielitis es un buen ejemplo aquí. Los esfuerzos de erradicación de la poliomielitis ilustran el poderoso impacto tanto de un esfuerzo internacional unificado como de un apoyo político local. & # XA0

En 1988, se estableció la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Polio para brindar un apoyo continuo a gran escala para la erradicación de la poliomielitis. Desde entonces, el número de casos de poliomielitis paralítica se ha reducido considerablemente, de modo que en 2018 se consideró endémico en solo tres países: Pakistán, Afganistán y Nigeria.

Pero la poliomielitis también ilustra que los acontecimientos positivos podrían revertirse. El número de casos de Nigeria aumentó de 202 en 2002 a 1.143 en 2006 debido a los rumores de que la vacunación contra la poliomielitis era un asunto encubierto para causar infertilidad y propagar el VIH en las comunidades locales, lo que finalmente llevó a un boicot de vacunación de 11 meses. 13 Este ejemplo ilustra que los esfuerzos de erradicación deben abarcar desde el nivel internacional hasta el nacional y comunitario para tener éxito. & # XA0 & # xA0 & # xA0


Se cree que el aumento de los viajes por todo el mundo es la razón de la reciente renovación de muchas enfermedades infecciosas en los Estados Unidos. El número de personas que viajan internacionalmente aumenta cada año y cada vez más personas realizan viajes a lugares remotos del mundo. Estos a menudo tienen problemas de salud desconocidos, así como servicios de salud subdesarrollados. Muchos viajeros también desconocen los peligros potenciales en diferentes partes del mundo y no toman las precauciones necesarias. Estos incluyen recibir las vacunas necesarias o tomar medicamentos preventivos.

Muchas de las infecciones recientemente descubiertas han existido durante mucho tiempo, pero los proveedores de atención médica no las han visto en áreas donde ocurren nuevos brotes. Con la capacidad de las personas para viajar a cualquier parte del mundo en 36 horas o menos, las infecciones que antes eran poco conocidas se contraen y se propagan rápidamente a áreas donde antes no existían.


Vacunas de patógenos completos

Las vacunas tradicionales consisten en patógenos enteros que han sido eliminados o debilitados para que no puedan causar enfermedades. Estas vacunas de patógenos completos pueden provocar fuertes respuestas inmunitarias protectoras. Muchas de las vacunas de uso clínico en la actualidad pertenecen a esta categoría. Sin embargo, no todos los microbios que causan enfermedades pueden ser atacados de manera efectiva con una vacuna de patógenos completos.

Los científicos describieron por primera vez la capacidad de los microbios inactivados o muertos para inducir inmunidad en el siglo XIX. Esto condujo al desarrollo de vacunas inactivadas, que se producen al matar al patógeno con productos químicos, calor o radiación. Un ejemplo contemporáneo es Havrix, una vacuna inactivada contra el virus de la hepatitis A que fue desarrollada por el NIAID y sus socios y con licencia en los Estados Unidos en 1995.

Los avances en las técnicas de cultivo de tejidos en la década de 1950 permitieron el desarrollo de vacunas vivas atenuadas, que contienen una versión del microbio vivo que se ha debilitado en el laboratorio. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) es un ejemplo. Estas vacunas provocan fuertes respuestas inmunitarias que pueden conferir inmunidad de por vida después de solo una o dos dosis. Las vacunas vivas atenuadas son relativamente fáciles de crear para ciertos virus, pero difíciles de producir para patógenos más complejos como bacterias y parásitos.

Las técnicas modernas de ingeniería genética han permitido la creación de virus quiméricos, que contienen información genética y muestran propiedades biológicas de diferentes virus parentales. Un atenuado vivo desarrollado por NIAID vacuna quimérica que consta de una columna vertebral del virus del dengue con proteínas de superficie del virus del Zika, se está sometiendo a pruebas en una etapa temprana en humanos.


Nigua de pavo

Las larvas de Neoschongastia americana, la nigua de pavo, son parásitos de numerosas aves. En todo el sur de los EE. UU., Son la principal plaga de los pavos que se encuentran en suelos arcillosos pesados ​​en el verano. Las niguas se alimentan en grupos de hasta 100 ácaros por lesión durante 8 a 15 días. Los pavos pueden tener de 25 a 30 lesiones cada uno. Una lesión, de 3 mm de diámetro, puede causar una degradación significativa en el momento del mercado. Para evitar la degradación, los pavos deben estar protegidos durante al menos 4 semanas antes de la comercialización.

Los aerosoles acaricidas o los polvos en los hornos para pavos controlan las niguas. Una medida preventiva que ahora se usa en muchas áreas de cría de pavos incluye un cambio de cría en pasto a confinamiento, o el uso de cobertizos para proporcionar sombra.


Tipos de vacunas inactivadas

Hay 85 vacunas únicas y combinadas aprobadas para su uso por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA). Entre estas se encuentran un pequeño puñado de vacunas inactivadas, también conocidas como vacunas totalmente muertas, que protegen contra las siguientes enfermedades:

    (administrada por inyección en dos dosis) (administrada como una vacuna contra la gripe anualmente) (administrada por inyección en dos dosis) (administrada por inyección en cinco dosis para niños y tres para adultos) (administrada por inyección en tres dosis) (administrada como una disparo único antes de viajar a una región endémica)

Algunas vacunas inactivadas ya no están disponibles en los Estados Unidos, incluidas las del cólera y la peste.

También existe una vacuna viva contra la influenza que está autorizada en los Estados Unidos llamada FluMist, así como una vacuna viva oral contra la poliomielitis, que no lo está.


Referencias

Bryce, J., Boschi-Pinto, C., Shibuya, K. & amp Black, R. E. Estimaciones de la OMS de las causas de muerte en niños. Lanceta 365, 1147–1152 (2005).

Kosek, M., Bern, C. & amp Guerrant, R. L. La carga global de enfermedades diarreicas, estimada a partir de estudios publicados entre 1992 y 2000 Toro. Órgano Mundial de la Salud. 81, 197–204 (2003).

Sack, D. A., Sack, R. B. & amp Chaignat, C. L. Tomando en serio el cólera. N. Engl. J. Med. 355, 649–651 (2006).

Pollitzer, R., Swaroop, S. y Burrows, W. Cholera. Monogr. Ser. Órgano Mundial de la Salud. 58, 1001–1019 (1959).

Pasricha, C. L., de Monte, A. J. H. & amp O'Flynn, E. G. Bacteriófago en el tratamiento del cólera. Ind. Med. Gaz. 71, 61–68 (1936).

Asheshov, I. & amp Lahiri, M. N. El tratamiento del cólera con bacteriófagos. Ind. Med. Gaz. 179–184 (1931).

Wachsmuth, I. K., Blake, P. A. & amp Olsvik, Ø (eds) en Vibrio cholerae y cólera: perspectivas moleculares a globales. (ASM, Washington DC, 1994).

OMS. Cólera 2007. Wkly Epidemiol. Rec. 83, 261–284 (2008).

Koch, R. Un discurso sobre el cólera y su bacilo. BMJ 2, 403–407 (1884).

Pacini, F. Osservazioni microscopiche e deduzioni patalogiche sul cholera asiatico. Gazzetta Medica Italiana Federativa Toscana, Florencia 4 (1854) (en italiano)

Longini, I. M. Jr y col. Tendencias epidémicas y endémicas del cólera durante un período de 33 años en Bangladesh. J. Infect. Dis. 186, 246–251 (2002).

Udden, S. M. y col. Adquisición de profago CTX clásico de Vibrio cholerae O141 por cepas El Tor con la ayuda de fagos líticos y competencia inducida por quitina. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 105, 11951–11956 (2008).

Faruque, S. M. et al. Análisis genómico de la cepa de Mozambique Vibrio cholerae O1 revela el origen de las cepas de El Tor portadoras de profago CTX clásico. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 104, 5151–5156 (2007).

Nair, G. B. y col. Nuevas variantes de Vibrio cholerae Biotipo O1 El Tor con atributos del biotipo clásico de pacientes hospitalizados con diarrea aguda en Bangladesh. J. Clin. Microbiol. 40, 3296–3299 (2002).

Waldor, M. K., Colwell, R. y Mekalanos, J. J. The Vibrio cholerae El antígeno del serogrupo O139 incluye una cápsula de antígeno O y determinantes de virulencia de lipopolisacárido. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 91, 11388–11392 (1994).

Sack, R. B. et al. Un estudio de 4 años de la epidemiología de Vibrio cholerae en cuatro áreas rurales de Bangladesh. J. Infect. Dis. 187, 96–101 (2003).

Sharma, N. C., Mandal, P. K., Dhillon, R. & amp Jain, M. Perfil cambiante de Vibrio cholerae O1, O139 en Delhi y su periferia (2003-2005). Indian J. Med. Res. 125, 633–640 (2007).

Holmgren, J. Acciones de la toxina del cólera y la prevención y el tratamiento del cólera. Naturaleza 292, 413–417 (1981).

Taylor, R. K., Miller, V. L., Furlong, D. B. y Mekalanos, J. J. Uso de PhoA fusiones de genes para identificar un factor de colonización de pilus regulado coordinadamente con la toxina del cólera. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 84, 2833–2837 (1987).

Herrington, D. A. et al. Toxina, pili corregulados por toxina y la toxR regulon son esenciales para Vibrio cholerae patogenia en humanos. J. Exp. Medicina. 168, 1487–1492 (1988). Este artículo confirma la importancia en voluntarios humanos de los factores de virulencia que se identificaron originalmente utilizando modelos animales de infección.

Kirn, T. J., Lafferty, M. J., Sandoe, C. M. & amp Taylor, R. K. Delineación de los dominios de pilina necesarios para la asociación bacteriana en microcolonias y colonización intestinal por Vibrio cholerae. Mol. Microbiol. 35, 896–910 (2000).

Waldor, M. K. & amp Mekalanos, J. J. Conversión lisogénica por un fago filamentoso que codifica la toxina del cólera. Ciencias 272, 1910–1914 (1996). Este artículo informa del descubrimiento de que los genes de la toxina del cólera están codificados en un bacteriófago lisogénico.

Burrus, V., Marrero, J. & amp Waldor, M. K. La era actual de ICE: biología y evolución de elementos conjugativos integradores relacionados con SXT. Plásmido 55, 173–183 (2006).

Oliver, J. D. El estado viable pero no cultivable en bacterias. J. Microbiol. 43, 93–100 (2005).

Vezzulli, L., Guzman, C. A., Colwell, R. R. & amp Pruzzo, C. Factores de colonización de doble función que conectan Vibrio choleraeLos estilos de vida de los seres humanos y los medios acuáticos abren nuevas perspectivas para combatir las enfermedades infecciosas. Curr. Opin. Biotechnol. 19, 254–259 (2008).

Lipp, E. K., Huq, A. & amp Colwell, R. R. Efectos del clima global sobre las enfermedades infecciosas: el modelo del cólera. Clin. Microbiol. Rvdo. 15, 757–770 (2002).

Phillips, R. A. Pérdidas de agua y electrolitos en el cólera. Alimentado. Proc. 23, 705–712 (1964).

Cash, R. A. et al. Respuesta del hombre a la infección por Vibrio cholerae. I. Respuestas clínicas, serológicas y bacteriológicas a un inóculo conocido. J. Infect. Dis. 129, 45–52 (1974).

Cash, R. A. et al. Respuesta del hombre a la infección por Vibrio cholerae. II. Protección contra la enfermedad proporcionada por la enfermedad y la vacuna anteriores. J. Infect. Dis. 130, 325–333 (1974).

Feachem, R. G. Aspectos ambientales de la epidemiología del cólera. III. Transmisión y control. Trop. Dis. Toro. 79, 1–47 (1982).

Kaper, J. B., Morris, J. G. Jr y Levine, M. M. Cholera. Clin. Microbiol. Rvdo. 8, 48–86 (1995).

Mosley, W. H., Ahmad, S., Benenson, A. S. & amp Ahmed, A. La relación del título de anticuerpos vibriocidas con la susceptibilidad al cólera en contactos familiares de pacientes con cólera. Toro. Órgano Mundial de la Salud. 38, 777–785 (1968).

Glass, R. I. et al. Cólera endémico en las zonas rurales de Bangladesh, 1966–1980. Soy. J. Epidemiol. 116, 959–970 (1982).

Deen, J. L. et al. La alta carga del cólera en los niños: comparación de la incidencia en áreas endémicas de Asia y África. PLoS Negl. Trop. Dis. 2, e173 (2008).

Harris, J. B. et al. Susceptibilidad a Vibrio cholerae infección en una cohorte de contactos domésticos de pacientes con cólera en Bangladesh. PLoS Negl. Trop. Dis. 2, e221 (2008).

Vidrio, R. I. & amp negro, R. E. en Cólera (eds Barua, D. y Greenough, W. B.) 129-154 (Plenum Medical Book Co., Nueva York, 1992).

Holmberg, S. D. y col. Transmisión alimentaria del cólera en micronesia. Lanceta 1, 325–328 (1984).

McCormack, W. M., Islam, M. S., Fahimuddin, M. & amp Mosley, W. H. Un estudio comunitario de infecciones de cólera inaparentes. Soy. J. Epidemiol. 89, 658–664 (1969).

Woodward, W. E. y Mosley, W. H. El espectro del cólera en las zonas rurales de Bangladesh. II. Comparación de El Tor Ogawa y la infección clásica de Inaba. Soy. J. Epidemiol. 96, 342–351 (1972).

Bart, K. J., Huq, Z., Khan, M. & amp Mosley, W. H. Estudios seroepidemiológicos durante una epidemia simultánea de infección por El Tor Ogawa e Inaba clásica Vibrio cholerae. J. Infect. Dis. 121, Supl. 121: 17+ (1970).

Glass, R. I. et al. Predisposición al cólera de individuos con grupo sanguíneo O Posible importancia evolutiva. Soy. J. Epidemiol. 121, 791–796 (1985).

Tacket, C. O. et al. Extensión del modelo de desafío voluntario para estudiar el cólera sudamericano en una población de voluntarios predominantemente con el antígeno O del grupo sanguíneo. Trans. R. Soc. Trop. Medicina. Hig. 89, 75–77 (1995).

Swerdlow, D. L. y col. Cólera grave que amenaza la vida asociado al grupo sanguíneo O en Perú: implicaciones para la epidemia latinoamericana. J. Infect. Dis. 170, 468–472 (1994).

Roy, S. K. y col. Suplementos de zinc en niños con cólera en Bangladesh: ensayo controlado aleatorio. BMJ 336, 266–268 (2008).

Larocque, R. C. et al. Una variante en paladar largo, pulmón y epitelio nasal clon 1 se asocia con el cólera en una población de Bangladesh. Genes Immun. 10, 267–272 (2009).

Flach, C. F. y col. Amplia regulación al alza de los factores de defensa innatos durante el cólera agudo. Infectar. Immun. 75, 2343–2350 (2007).

Rothbaum, R. J., Maur, P. R. & amp Farrell, M. K. Fosfatasa alcalina sérica y desnutrición de zinc en bebés con diarrea crónica. Soy. J. Clin. Nutr. 35, 595–598 (1982).

Levine, M. M. y col. Inmunidad del cólera en el hombre: papel relativo de la inmunidad antibacteriana frente a la antitóxica. Trans. R. Soc. Trop. Medicina. Hig. 73, 3–9 (1979).

Clemens, J. D. et al. Biotipo como determinante del efecto inmunizante natural del cólera. Lanceta 337, 883–884 (1991).

Clemens, J. D. et al. Ensayo de campo de vacunas orales contra el cólera en Bangladesh: resultados de un seguimiento de tres años. Lanceta 335, 270–273 (1990). Este ensayo muestra que la inmunidad de la vacuna de células enteras muertas es de duración limitada.

Clemens, J. D. et al. Ensayo de campo de vacunas orales contra el cólera en Bangladesh. Lanceta 2, 124–127 (1986). Este artículo describe el ensayo de campo más grande de una vacuna contra el cólera hasta la fecha, que muestra una alta eficacia en un período corto.

Lucas, M. E. y col. Efectividad de la vacunación oral masiva contra el cólera en Beira, Mozambique. N. Engl. J. Med. 352, 757–767 (2005).

Qadri, F. et al. Peru-15, una vacuna oral viva atenuada contra el cólera, es segura e inmunogénica en niños pequeños y bebés de Bangladesh. Vacuna 25, 231–238 (2007).

Schild, S., Nelson, E. J. & amp Camilli, A. Inmunización con Vibrio cholerae las vesículas de la membrana externa inducen inmunidad protectora en ratones. Infectar. Immun. 76, 4554–4563 (2008).

Rhie, G. E., Jung, H. M., Park, J., Kim, B. S. & amp Mekalanos, J. J. Construcción de la subunidad productora de la toxina del cólera B Vibrio cholerae cepas usando el Marinero-Sistema de liberación de transposones FRT. FEMS Immunol. Medicina. Microbiol. 52, 23–28 (2008).

Longini, I. M. Jr, Helloran, M. E. & amp Nizam, A. Estimación basada en modelos de los efectos de las vacunas a partir de ensayos de vacunas en la comunidad. Stat. Medicina. 21, 481–495 (2002).

Ali, M. y col. Inmunidad colectiva conferida por vacunas orales contra el cólera muertas en Bangladesh: un nuevo análisis. Lanceta 366, 44–49 (2005). Este estudio muestra que las vacunas de células enteras muertas brindan protección a las personas no vacunadas cuando se vacuna un porcentaje suficientemente grande de la población.

Longini, I. M. Jr y col. Control del cólera endémico con vacunas orales. PLoS Med. 4, e336 (2007).

Koelle, K., Rodo, X., Pascual, M., Yunus, M. & amp Mostafa, G. Períodos refractarios y forzamiento climático en la dinámica del cólera. Naturaleza 436, 696–700 (2005).

Koelle, K., Pascual, M. & amp Yunus, M. Adaptación de patógenos al forzamiento estacional y al cambio climático. Proc. Biol. Sci. 272, 971–977 (2005).

Koelle, K. & amp Pascual, M. Desenredar los factores extrínsecos de los intrínsecos en la dinámica de las enfermedades: un enfoque de series de tiempo no lineal con una aplicación al cólera. Soy. Nat. 163, 901–913 (2004).

King, A. A., Ionides, E. L., Pascual, M. & amp Bouma, M. J. Infecciones inaparentes y dinámica del cólera. Naturaleza 454, 877–880 (2008).

Schild, S., Bishop, A. L. & amp Camilli, A. Entradas y salidas de Vibrio cholerae. Revista ASM Microbe 3, 131–136 (2008).

Wiles, S., Hanage, W. P., Frankel, G. y Robertson, B. Modelado de enfermedades infecciosas: ¿es hora de pensar fuera de la caja? Nature Rev. Microbiol. 4, 307–312 (2006).

Nelson, E. J. y col. Transmisión de Vibrio cholerae es antagonizado por los fagos líticos y su entrada al medio acuático. PLoS Pathog. 4, e1000187 (2008). El trabajo descrito en este artículo muestra que la rápida pérdida de capacidad de cultivo de los cobertizos humanos V. cholerae y el aumento de bacteriófagos líticos en el agua de los estanques se combinan para limitar la transmisión.

Butler, S. M. y col. Las bacterias de las heces del cólera reprimen la quimiotaxis para aumentar la infectividad. Mol. Microbiol. 60, 417–426 (2006).

Zahid, M. S. et al. Efecto del fago sobre la infectividad de Vibrio cholerae y aparición de variantes genéticas. Infectar. Immun. 76, 5266–5273 (2008).

Wiles, S., Dougan, G. & amp Frankel, G. Aparición de un estado bacteriano 'hiperinfeccioso' después del paso de Citrobacter rodentium a través del tracto gastrointestinal del huésped. Celda. Microbiol. 7, 1163–1172 (2005).

Alam, A. et al. Hiperinfectividad de personas pasadas Vibrio cholerae puede modelarse por el crecimiento en el ratón lactante. Infectar. Immun. 73, 6674–6679 (2005).

Merrell, D. S. y col. Propagación epidémica de la bacteria del cólera inducida por el huésped. Naturaleza 417, 642–645 (2002). Este documento informa que V. cholerae vertido en heces de agua de arroz humano es transitoriamente hiperinfeccioso.

Larocque, R. C. et al. Perfiles transcripcionales de Vibrio cholerae recuperado directamente de muestras de pacientes durante las primeras y últimas etapas de la infección humana. Infectar. Immun. 73, 4488–4493 (2005).

Butler, S. M. & amp Camilli, A. Tanto la quimiotaxis como la motilidad neta influyen en gran medida en la infectividad de Vibrio cholerae. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 101, 5018–5023 (2004).

Butler, S. M. & amp Camilli, A. En contra de la corriente: quimiotaxis e infección en Vibrio cholerae. Nature Rev. Microbiol. 3, 611–620 (2005).

Nielsen, A. T. et al. RpoS controla el Vibrio cholerae respuesta de escape de la mucosa. PLoS Pathog. 2, e109 (2006). Este manuscrito describe un V. cholerae Programa genético que promueve la liberación de bacterias del epitelio intestinal para su posterior expulsión en las heces.

Schild, S. et al. Los genes inducidos tardíamente en la infección aumentan la aptitud de Vibrio cholerae después de su liberación al medio ambiente. Microbio huésped celular 2, 264–277 (2007). Esta investigación identifica V. cholerae genes que se inducen tarde durante la infección y proporcionan una ventaja de aptitud en ambientes acuáticos.

Morris, J. G. Jr. y col. Vibrio cholerae O1 puede asumir una forma de supervivencia rugosa resistente al cloro que es virulenta para los humanos. J. Infect. Dis. 174, 1364–1368 (1996).

Nelson, E. J. y col. Complejidad de las heces de agua de arroz de pacientes con Vibrio cholerae juega un papel en la transmisión de la diarrea infecciosa. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 104, 19091–19096 (2007).

Faruque, S. M. et al. Transmisibilidad del cólera: en vivobiopelículas formadas y su relación con la infectividad y la persistencia en el medio ambiente. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 103, 6350–6355 (2006).

Levine, M. M. y col. en Infecciones entéricas agudas en niños. Nuevas perspectivas de tratamiento y prevención. (editores Holme, T., Holmgren, J., Merson, M. H. y Möllby, R.) 443-459 (Elsevier / North-Holland Biomedical Press, Amsterdam, 1981).

Brayton, P. R., Tamplin, M. L., Huq, A. & amp Colwell, R. R. Enumeración de Vibrio cholerae O1 en aguas de Bangladesh por recuento de viables directos de anticuerpos fluorescentes. Apl. Reinar. Microbiol. 53, 2862–2865 (1987).

Merrell, D. S., Hava, D. L. & amp Camilli, A. Identificación de nuevos factores implicados en la colonización y tolerancia ácida de Vibrio cholerae. Mol. Microbiol. 43, 1471–1491 (2002).

Merrell, D. S. y Camilli, A. El cadA gen de Vibrio cholerae se induce durante la infección y juega un papel en la tolerancia al ácido. Mol. Microbiol. 34, 836–849 (1999).

Hartley, D. M., Morris, J. G. Jr & amp Smith, D. L. Hiperinfectividad: un elemento crítico en la capacidad de V. cholerae causar epidemias? PLoS Med. 3, e7 (2006). Este estudio muestra que la factorización de la hiperinfectividad en un modelo matemático estándar para la transmisión produce un modelo que es más representativo de las cargas de casos que se observan en el campo.

Tamplin, M. L., Gauzens, A. L., Huq, A., Sack, D. A. & amp Colwell, R. R. Adjunto de Vibrio cholerae serogrupo O1 a zooplancton y fitoplancton de aguas de Bangladesh. Apl. Reinar. Microbiol. 56, 1977–1980 (1990).

Shukla, B. N., Singh, D. V. & amp Sanyal, S. C. Adjunto de toxigénicos no cultivables Vibrio cholerae O1 y no O1 y Aeromonas spp. al artrópodo acuático Gerris spinolae y plantas en el río Ganges, Varanasi. FEMS Immunol. Medicina. Microbiol. 12, 113–120 (1995).

Halpern, M., Broza, Y. B., Mittler, S., Arakawa, E. & amp Broza, M. Masas de huevos de quironómidos como reservorio natural de Vibrio cholerae no O1 y no O139 en hábitats de agua dulce. Microb. Ecol. 47, 341–349 (2004).

Huq, A. y col. Relaciones ecológicas entre Vibrio cholerae y copépodos de crustáceos planctónicos. Apl. Reinar. Microbiol. 45, 275–283 (1983).

Abd, H., Weintraub, A. & amp Sandstrom, G. Supervivencia intracelular y replicación de Vibrio cholerae O139 en amebas acuáticas de vida libre. Reinar. Microbiol. 7, 1003–1008 (2005).

Islam, M. S. et al. El biofilm actúa como un microambiente para el plancton Vibrio cholerae en el medio acuático de Bangladesh. Microbiol. Immunol. 51, 369–379 (2007).

Alam, M. y col. Viable pero no cultivable Vibrio cholerae O1 en biopelículas en el medio acuático y su papel en la transmisión del cólera. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 104, 17801–17806 (2007).

Long, R. A. et al. Las interacciones antagonistas entre bacterias marinas impiden la proliferación de Vibrio cholerae. Apl. Reinar. Microbiol. 71, 8531–8536 (2005).

Matz, C. y col. La formación de biopelículas y la variación fenotípica mejoran la persistencia de Vibrio cholerae. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 102, 16819–16824 (2005).

Nalin, D. R., Daya, V., Reid, A., Levine, M. M. & amp Cisneros, L. Adsorción y crecimiento de Vibrio cholerae en quitina. Infectar. Immun. 25, 768–770 (1979).

Meibom, K. L. et al. los Vibrio cholerae programa de utilización de quitina. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 101, 2524–2529 (2004).

Bartlett, D. H. y Azam, F. Microbiología. Quitina, cólera y competencia. Ciencias 310, 1775–1777 (2005).

Stine, O. C. et al. Cólera estacional por múltiples brotes pequeños, zonas rurales de Bangladesh. Emerg. Infectar. Dis. 14, 831–833 (2008).

Colwell, R. R. y col. Viable pero no cultivable Vibrio cholerae y patógenos relacionados en el medio ambiente: implicaciones para la liberación de microorganismos modificados genéticamente. Nature Biotech. 3, 817–820 (1985). Este artículo describe el fenómeno de la entrada de patógenos bacterianos en un estado metabólicamente activo pero no cultivable durante la incubación en ambientes acuáticos.

Kell, D. B., Kaprelyants, A. S., Weichart, D. H., Harwood, C. R. & amp Barer, M. R. Viabilidad y actividad en bacterias fácilmente cultivables: una revisión y discusión de los problemas prácticos. Antonie Van Leeuwenhoek 73, 169–187 (1998).

d'Herelle, F. El bacteriófago y su comportamiento (Bailliere, Tindall & amp Cox, Londres, 1926).

Morison, J., Rice, E. M. & amp Choudhury, B. K. P. Bacteriófagos en el tratamiento y prevención del cólera. Indian J. Med. Res. 790–857 (1933).

Suttle, C. A. Virus en el mar. Naturaleza 437, 356–361 (2005).

Kapfhammer, D., Blass, J., Evers, S. y Reidl, J. Vibrio cholerae fago K139: secuencia completa del genoma y genómica comparativa de fagos relacionados. J. Bacteriol. 184, 6592–6601 (2002).

Glass, R. I., Lee, J. V., Huq, M. I., Hossain, K. M. & amp Khan, M. R. Tipos de fagos de Vibrio cholerae Biotipo O1 El Tor aislado de pacientes y contactos familiares en Bangladesh: implicaciones epidemiológicas. J. Infect. Dis. 148, 998–1004 (1983).

Nesper, J. y col. Análisis comparativo y genético del putativo Vibrio cholerae biosíntesis de oligosacáridos con núcleo de lipopolisacáridos (wav) grupo de genes. Infectar. Immun. 70, 2419–2433 (2002).

Nesper, J. y col. Papel de Vibrio cholerae Polisacáridos de superficie O139 en colonización intestinal. Infectar. Immun. 70, 5990–5996 (2002).

Pasricha, C. L., Monte, A. J. & amp Gupta, S. K. Variaciones estacionales del bacteriófago del cólera en aguas naturales y en el hombre en Calcuta durante el año 1930. Ind. Med. Gaz. 66, 543–550 (1931).

Faruque, S. M. et al. Las epidemias estacionales de cólera se correlacionan inversamente con la prevalencia de los fagos del cólera ambiental. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 102, 1702–1707 (2005).

Jensen, M. A., Faruque, S. M., Mekalanos, J. J. & amp Levin, B. R. Modelización del papel de los bacteriófagos en el control de los brotes de cólera. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 103, 4652–4657 (2006).

Faruque, S. M. et al. Naturaleza autolimitante de las epidemias estacionales de cólera: papel de la amplificación del fago mediada por el huésped. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 102, 6119–6124 (2005). Este artículo propone que los bacteriófagos líticos aumenten su densidad en el medio ambiente para limitar la duración de los brotes de cólera.

Deb, B. C. y col. Estudios sobre intervenciones para prevenir la transmisión del cólera El Tor en barrios marginales urbanos. Toro. Órgano Mundial de la Salud. 64, 127–131 (1986).

St. Louis, M. E. et al. Cólera epidémico en África occidental: el papel de la manipulación de alimentos y los alimentos de alto riesgo. Soy. J. Epidemiol. 131, 719–728 (1990).

Bhuiyan, T. R. et al. Cólera causado por Vibrio cholerae O1 induce respuestas de células T en la circulación. Infectar. Immun. 77, 1888–1893 (2009).

Harris, A. M. y col. Respuestas de células B de memoria específicas de antígeno a Vibrio cholerae Infección por O1 en Bangladesh. Infectar. Immun. 15 de junio de 2009 (doi: 10.1128 / IAI.00369-09).

Twort, F. W. Investigaciones sobre la naturaleza de los virus ultramicroscópicos. Lanceta 2, 1241–1243 (1915).

d'Hérelle, F. Sur un microorganism antagoniste des bacilles dysenteriques. C. R. Acad. Sci. 165, 373–375 (1917) (en francés).

Summers, W. C. El cólera y la peste en la India: la investigación sobre bacteriófagos de 1927-1936. J. Hist. Medicina. Allied Sci. 48, 275–301 (1993).

Morison, J., Rice, E. & Pal Choudhury, B. Bacteriophage in the treatment and prevention of cholera. Indian J. Med. Res. 21, 790–907 (1934).

Marcuk, L. M. et al. Clinical studies of the use of bacteriophage in the treatment of cholera. Toro. World Health Organ. 45, 77–83 (1971).


House Flies

Reciba notificaciones cuando tengamos noticias, cursos o eventos de su interés.

Al ingresar su correo electrónico, acepta recibir comunicaciones de Penn State Extension. Observe nuestra política de privacidad.

¡Gracias por tu envío!

Piojos de los Libros

Artículos

Plagas destructoras de la madera

Guías y publicaciones

Controlar el árbol del cielo: por qué es importante

Videos

Capacitación sobre permisos de mosca linterna manchada para empresas: Pensilvania

Cursos online

Capacitación sobre permisos de mosca linterna manchada para empresas: Nueva Jersey

Cursos online



Comentarios:

  1. Kelkis

    Una opción interesante

  2. Wyligby

    Objetos sabios, dice)

  3. Cosmas

    Creo que estás equivocado. Estoy seguro. Discutamos esto. Envíeme un correo electrónico a PM.



Escribe un mensaje